3. Tu tienes que dar ejemplo antes de poder enseñar la lección.

Esto no es fácil, ya que se requiere de la auto-reflexión por parte de los padres. Cuanto más conscientes somos como padres, mejor padres seremos. Tenemos que mirar de cerca lo que estamos modelando para nuestros hijos. No queremos gritar a nuestros hijos para que dejen de gritar o gritarlos para que se calmen. Tenemos que tomar un momento para disciplinarnos antes de disciplinar a nuestros hijos. Los padres a menudo me preguntan si creo en los tiempos de espera, si creo en ellos, pero no para los niños sino para los ¡padres!

Apártate antes de decir algo que lamentarás por la rabia del momento. Una madre descubrió que su hijo mentía, y sin perder el ritmo gritó: "Después de todo lo que hago por ti, ¿está es la forma en que me pagas? ¡tu eres tan solapado! "Si ella se hubiera dado un tiempo de espera de una hora o un día, tal vez ella podría haber entregado el mensaje de una manera más tranquila, sin insultos. Si esta madre se hubiera tomado un tiempo de espera, tal vez hubiera sido capaz de proponer una discusión reflexiva sobre el valor de la honestidad. Enseñar a nuestros hijos a manejar sus sentimientos requiere que primero aprendemos a regular nuestros propios sentimientos. Ser padres es una gran oportunidad para mejorarnos para así poder criar mejor a nuestros hijos.

Continuaremos con la lista en nuestro siguiente post.

Artículo original aquí

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle